Yoga

Cuando activamos el cuerpo en consciencia de la respiración, ligando cada movimiento rítmicamente a la inhalación y exhalación, la magia sucede. La mente deja de enfocarse en las huellas del pasado, suelta los pendientes presentes y se libera de las expectativas del futuro. Instantáneamente se desarrolla la fusión de cuerpo, energía y alma.